Prueba del Mercedes SLC 300: el coste de la versatilidad

Un pequeño roadster biplaza con buena pinta, 245 caballos bajo el pie derecho y un fin de semana soleado… ¿Cómo crees que acabará esta historia? No, en realidad no como tú crees, y tampoco como yo imaginaba. Tengo que decir que llevo mucho tiempo queriendo conducir un Mercedes SLK, desde que salió la primera versión en 1996 (¡vaya, de eso hace ya 20 años!). Aún recuerdo vívidamente la portada de una revista Automobile Magazine de la época, que presentaba un soberbio coche amarillo. Mercedes no tuvo miedo de vestir sus últimos modelos con colores brillantes, sobre todo porque el SLK (re)lanzó la moda del coupé descapotable y el mundo entero tenía los ojos puestos en él. Todos los fabricantes querían uno y teníamos tanto cosas equilibradas como el Peugeot 206 CC o el Volkswagen EOS como cosas más extrañas y francamente nada bonitas como el Nissan Micra C+C. ¿Quieres encontrar tu coche de ocasión en Barcelona al mejor precio? Elige el concesionario de coches ocasión en Barcelona Crestanevada.

 

Veinte años después, ¿qué queda de ella? No queda mucho. Los generalistas han eliminado casi todos los modelos de lona o techo duro de su catálogo. La CC hace tiempo que se desvaneció. El voladizo trasero, a menudo antiestético, el peso extra y la falta de practicidad han acabado con el concepto. Sin embargo, en Mercedes sigue habiendo un clan de incondicionales. Además del gran y opulento SL, recientemente rediseñado, existe el SLK SLC. El cambio de nombre, la homogeneización de la gama, la racionalización, no importa. El nombre SLK era mucho más atractivo. Sportlich, Leicht, Kurz. Sencillo y obvio para quienes manejen con destreza el lenguaje de Goethe y Rammstein. Un SLC para mí es esto:

 

Muy bonito también, pero no es lo mismo. Dejaré de quejarme y disfrutaré de esta última versión del coupé-cabrio. El SLC aprovecha el cambio de estado civil para hacerse un pequeño lavado de cara. Oh, no mucho. Nuevos faros, una parrilla facetada (al menos en mi versión Fascination) y algunos retoques en el parachoques. Sólo algunas cosas para mantenerse al día con los tiempos y ocultar su edad un poco. La pequeña coqueta (oficialmente denominada Tipo 172) ya tiene 5 años. Sin embargo, sigue siendo una ilusión y sigue atrayendo las miradas envidiosas del público. Además, mi cuidadora me mira claramente de otra manera desde que me vio pavonearme por ahí, conduciendo humildemente mi modesto cabriolet que hace vroom vroom. Tengo la sensación de que los regalos van a ser duros este año…

 

¿Te lo imaginabas? Yo también (¡tenemos las fantasías que queremos!). Pero en realidad no, no ocurrió así. Aparte del pelo y el vroop, todo lo demás no lo quería. Porque el SLC es ante todo un descapotable. Y un descapotable no es la mejor manera de sacarle el máximo partido. Pero el SLC puede ir rápido, incluso muy rápido. Mi coche es un SLC 300 con un motor de 4 cilindros turboalimentado que desarrolla 245 CV y 370 Nm de par. Este motor ya se ha visto en el C300 Coupé (ver aquí). Disponible en todo momento, el motor es realmente agradable aunque las revoluciones se detengan en torno a las 5.500 rpm (turbo forzado). La única queja en el C Coupé es la caja de cambios, que es demasiado lenta en las patadas hacia abajo, y cuya velocidad de cambio no me convenció. En el SLC, Mercedes tuvo la buena idea de sustituirla por una caja de cambios 9G-Tronic de 9 velocidades. Y para hacer las cosas más deportivas, desaparece la palanca del volante tomada de un inocente Peugeot 204, y se da la bienvenida a una pequeña seta en el túnel central, orgullosamente estampada con el logotipo SLC. Es muy bonito y fácil de manejar, pero también tienes las levas en el volante para sesiones de conducción más intensas.

 

 

Publicada el
Categorizado como Motor